11/02 || SOLIDARIDAD CON C5N

El trabajo dignifica, y la remuneración por el esfuerzo es la que genera la gratificación más genuina que los trabajadores sienten.
Las cuestiones empresariales, de la mano con las judiciales, nada tienen que ver con el legítimo derecho del laburante a recibir el pago por el trabajo realizado. 
Es sueldo es el derecho inalienable y supremo por excelencia y desoírlo, destratarlo o impedirlo con ardides jurídicas, convierte a quien lleva adelante la medida en un ruin canalla que esconde intereses espurios tras un fallo revanchista que, lejos de involucrar a los que corresponde (presos aún, por cierto), atenta contra los que nada tienen que ver con la situación empresarial reinante, degradando y arrodillando a las personas.
El sueldo es un DERECHO y si su origen es legal, tal lo explicado por la propia gente afectada, y proviene de la publicidad privada, bloquearlo es un DELITO, aunque su ejecutor sea el propio brazo de la “JUSTICIA”. 

 

Por Luis Fernando Lugo