DURA DERROTA EN CAMPANA

DURA DERROTA EN CAMPANA
 
Los Andes cayó derrotado ante Villa Dálmine por 2 a 0. Mal partido del equipo de Rondina, que se equivocó en el planteo y también en los cambios en el segundo tiempo, Rodrigo Bogado, insólitamente, ni siquiera jugó.
 
En el marco de la sexta fecha del campeonato de la Primera B Nacional, Los Andes visitaba la ciudad de Campana para enfrentar al duro equipo local. Las conjeturas previas hacían preveer un partido muy disputado ya que ambos equipos se conocían muy bien y ambos técnicos habían dirigido a futbolistas que ayer jugaban en la vereda de enfrente.
Pero Los Andes en primer lugar se equivoco en el planteo, ya que el cambio de esquema táctico (3-4-1-2) no le brindó soluciones al conjunto de Lomas. La línea de tres no pasó mayores sofocones, con un Sebastián Valdez en un gran nivel, la deuda paso por el planteo en el mediocampo.
Pablo Álvarez se mostró como la única opción de ataque para los de Rondina, en tanto que Raúl Iberbia estaba contenido y sólo se ocupaba de defender para contrarrestar a Renso Pérez. Álvarez Suárez solo fue socio de Mendieta en el partido con Rafaela, en los demás encuentros sólo aporta en la parte defensiva y su labor requiere de mayor juego, el cordobés debe ser el nexo y el socio de los que desequilibran, pero claro está que ayer Mendieta solamente asumió esa función y el futbol y la generación de peligro aparecen en cuenta gotas.
Los primeros 20 minutos ofrecieron un trámite parejo donde Los Andes se mostró mejor parado que el violeta y sin crear riesgo en el arco de Perafán insinuaba ser más ambicioso que el local de la mano de Junior Mendieta.
Pero en una pelota parada Dálmine abrió la cuenta, previo a una falta de Alarcón (Autor del gol) sobre Matías Valdez. Los Andes salió en busca del empate pero a este equipo le falta juego asociado y jugadores que desequilibren, la más clara de Lomas fue una polémica jugada cuándo Mendieta se aprestaba a definir de cabeza, un defensor local pareció cometerle infracción dentro del área chica pero el árbritro Nazareno Arasa hizo caso omiso y no cobró lo que era una clara infracción.
La segunda mitad encontró a Dálmine con una contra de manual, salió rápido con la defensa de Lomas muy mal parada y Renso Pérez habilitó a
Flores para que este sentenciara la historia. ¿Y porque decimos que sentenciara la historia? Porque si a este Los Andes le cuesta muchísimo abrir los partidos, levantar un 0-2 es una misión imposible, y así fue.
Los Andes necesitaba un socio para Mendieta y un 9 de área, pero ayer el técnico se equivoco demasiado, primero en el planteo y luego en los cambios. Sanabria no generó nada con su ingreso, y a Matías Linas no le llegaba una pelota limpia. Lo más llamativo de los cambios es que Rondina sacó de la cancha al jugador más desequilibrante (Mendieta) y nunca puso a Rodrigo Bogado, que hasta hoy es el goleador del equipo incluyendo los amistosos de pretemporada.
Fue final y fue derrota, preocupante desde el rendimiento colectivo y desde el rendimiento de algunos jugadores. El técnico deberá meter mano y pegar un golpe de timón necesario, pasaron 6 fechas, la cuarta parte del torneo. En un torneo de una sola rueda no encontrar el funcionamiento deseado te sumerge demasiado rápido en el fondo de la tabla, el técnico deberá buscar los interpretes necesarios para desplegar el juego y la contundencia que aún les falta. Muchas cosas para corregir en cinco días, ya que viernes desde las 21 hs Los Andes recibirá a Gimnasia de Jujuy en el Eduardo Gallardón.
 
Por Rodo Casaburro