RESCATÓ UN PUNTAZO IMPENSADO.

Los Andes perdía merecidamente por dos goles, no le salía nada y su rival, Gimnasia de Mza despilfarraba chances una y otra vez. 
Antes del descanso descontó y cerca del final lo empató, en la última casi lo gana. Increíble por donde se lo mire.

Si ayer Los Andes perdía por goleada, créame, amigo de la Patria Milrayitas, que hubiese estado más que bien.
Porque el de Lomas intentó ser protagonista, un esquema que pretendía ser ambicioso, con muchos jugadores rápidos y de buen pie para a abastecer a Lenci, la referencia de área.
Pero Los Andes se encontró con un equipo como Gimnasia que hizo las cosas simples.

A los tres minutos ya se había puesto en ventaja el lobo mendocino, gran jugada de Bazán, excelente habilitación para Auzqui que al borde del área grande sacó un hermoso zurdazo que se coló en la parte baja del palo izquierdo de Requena.

Primer golpe duro del partido y Los Andes que se encontraba abajo en el marcador casi desde el vestuario. La tónica del encuentro no cambió, Los Andes se desesperó y Gimnasia, inteligente y práctico, complicó a sobremanera al de Lomas. Fue, sin lugar a dudas, el peor partido de la defensa de Los Andes, desbordada por todos lados y sin poder encontrarle la vuelta al buen juego del visitante.
Así fue que el lobo estiró distancias y gracias a un error de Frías, Gonzalo Bazán facturó el 2-0.
Los Andes lo empató rápidamente tras un centro de Brítez Ojeda.
Fornari dominó el balón, esperó el momento justo, limpió un par de rivales con un enganche y definió al segundo palo para meter al Milrayitas nuevamente en partido.

Fue el peor primer tiempo de Los Andes en el campeonato, "Si perdíamos 5-1 en la primera mitad, estaba bien" declaró Aníbal Biggeri posteriormente en la conferencia de prensa.

La segunda mitad mostró un Los Andes nervioso y un Gimnasia que seguía dejando con vida al de Lomas. Porque no lo definía y el Chaucha Bianco, técnico de la visita, se desesperaba ante esa situación de juego.

Tuvo varias Gimnasia, pero Biggeri se la jugó en los cambios, mando a la cancha a Linas y Hamilton Pereira, sacando a Morales y Valdéz. Se la jugó entera, perdido por perdido, había que salir a buscarlo y tratar de sumar.

La apuesta dió sus frutos, cuando pensábamos que Los Andes quedaría totalmente expuesto, no fue así y a base de garra e impetu, Los de Biggeri encontraron la igualdad cuando Brítez Ojeda metió un zapatazo que tenía destino de centro pero se le terminó colando al uno visitante. GOLAZOOOO!!!

Delirio en el Gallardón, nadie podía creer que Los Andes podía empatar después de todo lo que lo perdonó su rival.

Pero esto es fútbol y no se asombree si le digo que Los Andes casi lo gana en la siguiente jugada, cuando Guille Pereira reventó el travesaño del arco mendocino.
Así se fue el partido, lleno de matices y cambiante hasta el último momento.

Deberá trabajar duro Biggeri para corregir los tremendos errores defensivos. Los Andes podría haber sido derrotado por una goleada histórica y terminó llevándose un punto por impericia y poca contundencia del rival.

Se viene otra final, Dálmine en Campana será el nuevo desafío, partido de 6 puntos. 
Aunque de acá al final, todos serán partidos de 6 puntos para el de Lomas, sepalo, amigo de la Patria Milrayitas.

 

Por Rodolfo Casaburro